LOADING

Type to search

Tendencias

El camino hacia la nube

Share

Por Oswaldo Bravo, Socio de Asesoría en Riesgos de Deloitte

Uno de los avances más relevantes en la arquitectura contemporánea de la tecnología de la información es el auge de la nube como recurso tecnológico para el procesamiento y almacenamiento de datos. Una tendencia que puede resultar determinante y catalizadora para la transformación digital de las empresas. 

De acuerdo al informe Gartner de 2020[1], las plataformas que lideran este ámbito están encabezadas por Amazon Web Services, Microsoft, Alibaba, Google y Huawei, no solo por la confianza que generan sus servicios, sino también por la integración de nuevas herramientas y funcionalidades como machine learning, transcriptores, entre otros.

La reciente crisis sanitaria mundial ha suscitado un inédito interés por la computación en la nube. La necesidad de intercambio de productos y servicios a través de medios electrónicos anima a los empresarios de todos los sectores a reflexionar sobre la importancia de adoptar esta nueva tecnología dentro de sus modelos de negocio.

Si bien existen numerosos beneficios para llevar a cabo la migración a la nube, esta se debe ejecutar de forma planificada. Es importante garantizar que la transición sea eficiente para la empresa; caso contrario, se corre el riesgo de que esta acción se convierta en una situación riesgosa para la entidad.

Por lo anteriormente expuesto, es indispensable considerar las siguientes pautas antes de mover la información local a la nube:

  • Definir el alcance es fundamental. El equipo responsable debe tener claro que no todo se puede transferir. Se debe realizar un análisis previo para verificar qué aplicaciones y/o servicios serán compatibles y así asegurar que su rendimiento no se vea comprometido bajo este nuevo modelo de operación.
  • Analizar adecuadamente el TCO (Total Cost of Ownership) del proyecto. Es importante determinar los costos directos e indirectos, así como los beneficios, relacionados con la adquisición del servicio; de otro modo, a mediano plazo pudiera afectar el éxito del proceso de migración.
  • Establecer los nuevos roles y responsabilidades que regirán antes, durante y después de la migración. No se debe asumir que la empresa proveedora del servicio debe tener el control total de este proceso, lo que incluye también los procedimientos de monitoreo.  
  • Capacitar al personal de TI para la administración del nuevo modelo de operación. Suponer que todos tienen el conocimiento necesario para operar este recurso pudiera afectar al cumplimiento de los objetivos planteados.
  • Identificar la variación que generará en el control interno y diseñar los controles necesarios con sus responsables.
  • Actualizar los procedimientos y políticas vigentes. En algunas ocasiones este aspecto suele considerarse como el menos importante en una migración. Sin embargo, contar con un programa detallado permitirá la evaluación eficaz de la nueva operación.

Tomando como referencia este último punto, es igualmente importante considerar el plan de continuidad del negocio, así como el plan de recuperación ante desastres. Aunque los proveedores de este servicio otorgan un alto grado de confiabilidad, no están exentos de sufrir una interrupción temporal de sus servicios. Estar preparados ante una posible falla o inactividad contribuirá a disminuir el impacto en los procesos soportados por la nube, más aún si estos son críticos para el negocio.

En el futuro inmediato el servicio en la nube marcará la ruta para muchas empresas del mundo. Sin duda, es uno de los temas apuntados en las agendas de los ejecutivos, pues ya no se trata de un ítem tecnológico más o un simple destino de datos y aplicaciones. Este recurso es un puntal estratégico hacia la transformación empresarial que procura aprovechar las nuevas capacidades y optimizar los recursos.

Las empresas pueden optar por trasladar el 100% de sus procesos y servicios, o solo una parte de ellos. Somos testigos de que actualmente las entidades bancarias implementan modelos híbridos y multinube para apoyar el desarrollo de su negocio. Es una estrategia operativa que les permite cumplir con requisitos específicos de operación y de continuidad de la misma de acuerdo con las estrategias definidas por la organización. 

En tal sentido, el crecimiento de los servicios orientados al uso de soluciones con un enfoque multinube continuará en aumento. Tendencia que se mantendrá a mediano plazo, en tanto el acceso a esta tecnología muestre un panorama de mayor facilidad para el sector empresarial debido a la recesión que afecta tanto a la región como a la economía mundial. 

Fuente: iStock.com/metamorworks


[1] https://www.gartner.com/en/documents/3989743/magic-quadrant-for-cloud-infrastructure-and-platform-ser

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
Cómo podemos ayudarte?