LOADING

Type to search

Actualidad

Avances de interoperabilidad en salud en Latinoamérica

Share

Minsait, una compañía de Indra, destaca en el “Libro Blanco de Interoperabilidad en Salud”, aspectos relacionados con la interoperabilidad y recoge las claves de este modelo, cuya capacidad consiste en facilitar el intercambio de datos a través de diferentes sistemas de información, dispositivos o aplicaciones para conectarse y así garantizar la continuidad asistencial, personalizar la atención y realizar mejores diagnósticos y tratamientos. Además, su máximo potencial radica en que puede ayudar a reducir la brecha de salud en los países menos desarrollados, avanzar hacia sistemas más sostenibles y, por supuesto, afrontar escenarios de crisis sanitarias como la actual.

La interoperabilidad puede ayudar a impulsar la digitalización y actuar como un acelerador para la e-Salud al permitir la adopción de tecnologías como el Big Data o la Inteligencia Artificial; útiles para mejorar en diagnóstico avanzado, genómica o prevención de enfermedades. 

El “Libro Blanco de Interoperabilidad en Salud” analiza los avances en esta materia en los países de Latinoamérica

El avance de Latinoamérica hacia la interoperabilidad en salud

De acuerdo con el Libro Blanco de Minsait, el grado de avance de proyectos de interoperabilidad en salud en el mundo es desigual. En el caso de Latinoamérica, varios países continúan trabajando en la adopción de tecnologías emergentes para lograr la disponibilidad de datos fiables y protegidos que sirvan como evidencia para la toma de decisiones de salud, así como para la evaluación y monitoreo de políticas públicas en ese mismo ámbito. 

En el marco del informe, Minsait aplicó encuestas a ocho países de la region (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay) para obtener una visión cercana y avanzada sobre la madurez de la interoperabilidad en los distintos entornos. En este espectro, Uruguay destaca con un mejor posicionamiento respecto al resto de países. Argentina, Colombia y Brasil, en ese orden, se ubicaron en las siguientes posiciones, debido a los avances logrados con iniciativas concretas en un corto período de tiempo. Mientras que, Chile queda relegado al quinto puesto, fruto de la no consecución de iniciativas lanzadas. Finalmente, aparecen Perú, Bolivia y México, que presentan problemas de redes de comunicación y con mucho camino aún por recorrer en materia de interoperabilidad

De acuerdo con las conclusiones del libro, si bien existen avances en cuanto a la mejora de los sistemas de información para la salud, en gran parte de los países, la región todavía enfrenta retos que parten desde el acceso universal a los servicios de salud, hasta la prevención, detección y tratamiento de diferentes enfermedades. 

Bajo este contexto, el informe agrega que la digitalización de la salud abre oportunidades para Latinoamérica, dado que la brecha existente entre los resultados de salud de los países más desarrollados y la región puede reducirse a través de la tecnología; en este fin, la interoperabilidad resulta un elemento igualador entre organizaciones al agregar información completa del paciente y facilitar así la gestión más eficiente de su salud. 

Minsait ha desarrollado proyectos emblemáticos de interoperabilidad en territorio latinoamericano. Por ejemplo, en Colombia, la compañía implementó su solución Onesait Healthcare Data en la plataforma Bogotá Salud Digital. Esta permite dar cobertura a la Red Integrada de Servicios de Salud, que incluye a 22 hospitales públicos de Bogotá, al centralizar la información clínica de los pacientes para mejorar y agilizar la atención a una población que supera los ocho millones de habitantes.

: https://www.minsait.com/es/actualidad/insights/libro-blanco-de-interoperabilidad-en-salud

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
Cómo podemos ayudarte?